EL ORDEN DIGITAL

martes, 23 de septiembre de 2008

CON PINGUINOS Y TODO, LA PATAGONIA VUELVE A SER LA PERIFERIA DE LA PATRIA

La Patagonia ausente (Puertos del sur)
La pérdida de los reembolsos a la exportación, las limitaciones de la ley de cabotaje y la falta de una logística aceitada alejan más a las terminales del comercio exterior.


COMODORO RIVADAVIA / RIO GALLEGOS.- Con un movimiento de cargas dispar y mercaderías que varían de acuerdo con su ubicación en el extenso litoral marítimo del sur del país, los puertos patagónicos sufren hoy problemáticas comunes: la pérdida de los incentivos que alentaban la salida al mundo de productos desde sus terminales (como lo fue la ley de reembolsos por exportaciones), la escasez de buques de bandera nacional que puedan hacer cabotaje y la falta de una cadena logística que potencie la actividad de los puertos.

Bajo un mismo cielo patagónico, los puertos se abren paso sin medidas de promoción específicas que alienten su actividad y con la reducción del cupo de captura de merluza como telón de fondo, según quedó establecido desde la Subsecretaría de Pesca de la Nación.

Los directores de las administraciones portuarias de Chubut lamentan a coro la pérdida de los reembolsos a la exportación desde puertos patagónicos, un incentivo creado a partir de la ley 23.018 (para compensar el impacto de los costos), hoy inexistente en los puertos de Comodoro Rivadavia y Puerto Madryn. "En las condiciones actuales, resulta imposible obtener la competitividad deseada, sin medidas de promoción como éstas. Sin un sistema de compensación que amortice el costo de los fletes, la pérdida de mercados que aún embarcan en puertos patagónicos será insostenible", explicó a LA NACION Félix Sotomayor, de la Administración del puerto de Comodoro Rivadavia.

Según destacó: "En el caso de nuestro puerto debe tenerse en cuenta que no existen líneas marítimas regulares que lleguen al mismo, por lo cual se torna muy difícil pretender un flete con trasbordo en Buenos Aires para luego exportar desde allí. Esto termina en el envío de mercaderías en camiones, como sucede con los equipos petroleros de bombeo fabricados en Comodoro y exportados desde Buenos Aires".

Crisis pesquera

A este puerto -que mantiene expectativas sobre la próxima inauguración de una plazoleta de contenedores, depósito fiscal y de cargas generales, entre otros obras anunciadas por el gobierno provincial- lo golpea la escasa cantidad de especie merluza que se ha podido capturar ante la reducción del 20% de la autorización de captura máxima permisible (CMP) para 2008, y la disminución de las exportaciones de cemento de Petroquímica Comodoro Rivadavia (PCR). Sotomayor destacó: "Durante el primer semestre, no hemos podido realizar ningún movimiento de cargas [de este producto]. Hubo sólo dos operaciones en agosto por 3509 toneladas, contra 2740 y 3112 toneladas de cemento en el primer y segundo semestre de 2007, respectivamente. El año pasado, la empresa movió además un total de 12.000 toneladas de escoria. Debe tenerse en cuenta que PCR ha levantado una nueva fábrica de cemento en Pico Truncado, Santa Cruz".

En Santa Cruz, hay una lectura diferente en cuanto al impacto de la caída de los reembolsos por puertos patagónicos -aún se mantienen en los puertos de Punta Quilla, y en Río Gallegos, cerrado en la actualidad-, históricamente el 90% de la producción de lana del país se exportaba por Puerto Deseado. "Ahora la lana de Chubut ya no se exporta por aquí, ya que no hay una ventaja que antes teníamos por sobre Puerto Madryn", explicó el coordinador general de la Unidad Ejecutoria Portuaria de Santa Cruz (Uneposc), Juan José Chiappino. "Nosotros consideramos que Deseado todavía tenía que tener 1 punto [por reembolsos] este año, pero la Aduana consideró que no. Se perdieron fuentes de trabajo, los puestos que se generaban en torno a la llegada de cada buque", afirma.

Para Chiappino -quien durante la presidencia de Néstor Kirchner fue por nueve meses subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación-, los puertos patagónicos tienen hoy tres desventajas: "La escasez de buques de bandera nacional que puedan hacer cabotaje, la absoluta gratuidad de la ruta nacional N° 3 y la falta de una cadena de logística para transportar desde los puertos", aseguró a LA NACION.

Por caso, Chiappino comentó cómo se abortó una operación de gran envergadura a través de la cual la empresa Petroquímica de Comodoro Rivadavia podía trasladar 5000 toneladas de cemento desde el Puerto Deseado hasta Ushuaia. Como no se llegó a un acuerdo con Transportes Navales no se pudo concretar el envío. "Deseado es el puerto por excelencia de Santa Cruz. Tiene infraestructura y logística, pero la escasez de buques de bandera nacional impidió hacer el traslado. Entonces, este movimiento de mercaderías se concreta por tierra y se produce así un uso indebido de la ruta nacional N° 3 con un tráfico evitable, que genera un deterioro en ese recorrido si estimamos que son cerca de 170 camiones que se necesitan para un traslado que se podría haber solucionado con un solo barco", graficó.

Chiappino consideró que los puertos están para servir al desarrollo de la actividad económica de la exportación y la importación y de la actividad privada. "Con la inversión en los puertos es que logramos que luego sean los privados quienes inviertan aquí", dijo.

Astillero

A propósito, recordó que el puerto de Caleta Paula, en Caleta Olivia, recibirá fondos nacionales de 161 millones de pesos para su ampliación. "La empresa Servicios Portuarios Integrados presentó el proyecto para el astillero y ya ha sido declarado de interés provincial como paso preliminar para la concreción de la obra, la inversión estimada de la empresa es de 50 millones de dólares", detalló Chiappino. Se prevé que el astillero será el segundo en envergadura del país y que tendrá un elevador sincrónico que permitirá trabajar con buques en seco de hasta 9000 toneladas. Allí podrían construirse, asimismo, las plataformas y los remolcadores para la explotación off shore .

En Puerto Madryn, donde están radicados dos de los muelles más activos de Chubut que reparten su actividad entre los cruceros y el movimiento de cargas, se sintió el impacto de la crisis del sector pesquero. No obstante, esta ciudad reforzó las exportaciones por puerto de productos como aluminio (180.000 toneladas), pórfidos (30.000 toneladas) y pescados por más de 100.000 toneladas.

Las mermas por la crisis pesquera no afectó la cantidad de toneladas general exportada. "Por el contrario, podemos asegurar que hubo un incremento", consideró Hugo Stecconi, de la Dirección General del puerto de Puerto Madryn. Sostuvo que, además, "hay un desarrollo del turismo de cruceros que se incrementa todas las temporadas, y tanto el muelle de turismo como el de cargas tienen obras programadas".

No obstante, consideró que deben analizarse medidas de promoción que reemplacen a los reembolsos: "Cuando fueron concebidos, se apuntaba a crear un incentivo para operar por puertos patagónicos y compensar el impacto de sus costos. Si se analizan los movimientos de dichos puertos, vemos claramente que la actividad era superior a la actual".

Por Mariela Arias y Ana Tronfi
Para LA NACION

23/09/08
LA NACIÓN