EL ORDEN DIGITAL

martes, 15 de julio de 2008

EL RADICALISMO DE SANTA CRUZ CRITICA "MODELO DE CONCENTRACION ECONOMICA" DE KIRCHNER

La sociedad argentina ha sufrido a lo largo de más de ciento veinte días una de las crisis más profundas desde que se recuperó la democracia en 1.983. Las consecuencias originadas por la vigencia del sistema de retenciones a los productores agropecuarios, llegaron a límites que ningún ciudadano hubiera imaginado y mucho menos deseado. Hemos sido arrastrados en una vorágine de violencia verbal, agravios y acusaciones, donde la irracionalidad del Poder Ejecutivo Nacional ha sido uno de los factores determinantes que impidió en todo momento una salida acorde a este conflicto. La escalada confrontativa de Néstor Kirchner, su protagonismo como defensor del modelo y proyecto político delegado en manos de la Presidenta, tiene y tendrá costos que todavía no podemos vislumbrar. Costos políticos, sociales y económicos que pagaremos todos los argentinos por la irreflexión de quienes ocupan el poder, cuya lógica intolerante sólo los lleva a despreciar a todo aquel que no comparte sus pensamientos.
En este contexto incierto, el cambio de escenario derivando el tratamiento de la Resolución Nº 125 al Congreso Nacional ha sido un paso adelante y a su vez, abrió un tenso compás de espera en la crisis. En las manos de los legisladores está hoy lograr un equilibrio justo, una medida ecuánime que contemple al amplio espectro del sector agropecuario, donde el tributar no le signifique al productor un vaciamiento ni una confiscación de sus ganancias; donde las oportunidades sean de acuerdo a cada situación; desterrando de una vez por todas las generalizaciones que arbitrariamente pretende el kirchnerismo imponer con las actuales retenciones. Tal como sucede con el campo, aquí en Santa Cruz también sufrimos retenciones móviles a nuestra principal riqueza: los hidrocarburos. Dichas retenciones producen una baja en los ingresos provinciales, porque en lugar de cobrarse regalías por un valor de 140 dólares el barril, esto se realiza con un techo de 42 dólares, y en consecuencia la provincia no cobra por esa quita de 98 dólares. Semejante perjuicio en la recaudación es producto del modelo que se pretende defender, donde tampoco a los municipios de la provincia se les gira un solo centavo en concepto de coparticipación, privando así a cada localidad de ingresos legítimos y genuinos, condicionando financieramente a nuestro distrito y por ende, a cada una de las comunas. Este es el fiel reflejo de una modalidad de concentración económica para el poder central utilizada ahora en el plano nacional, donde la verdadera intención del Gobierno es recaudar a expensas de los productores, acumular recursos y administrarlos a su voluntad, avasallando así el federalismo y las autonomías provinciales establecidas en nuestra Constitución Nacional. El objetivo real que el kirchnerismo persigue al apoyar el esquema de retenciones es poder contar con los ingresos que le permitan continuar manipulando y controlando a los gobernadores; sostener el sistema prebendario y discrecional que desde el 2.003 le ha permitido consolidar su hegemonía.
La Unión Cívica Radical tal como lo ha hecho desde los inicios de estos acontecimientos reclama y respalda ante todo, un cambio en el escenario actual en salvaguarda de la República y de nuestra democracia. Justamente quienes desde el Gobierno Nacional con tanto fervor la invocan, la degradan con sus palabras autoritarias, su conducta unipersonal y sus actitudes hostiles. En lugar de buscar soluciones a los problemas, se pretende minimizarlos y taparlos con coyunturales mayorías, o con actos políticos donde no prima la razón sino el número.
Por ello, el radicalismo apela a que nuestros representantes en el Senado Nacional alcancen la necesaria salida institucional a este conflicto, y al mismo tiempo, enfatizamos en el total rechazo a cualquier intento de establecer un sistema de recaudación que sirva de instrumento para vaciar y privar de oportunidades a quienes históricamente han forjado con sacrificio y esfuerzo una cultura de trabajo, que generaciones de argentinos valoran como uno de los baluartes de nuestra identidad nacional.



UNIÓN CÍVICA RADICAL – DISTRITO SANTA CRUZ