EL ORDEN DIGITAL

jueves, 19 de junio de 2008

PAGARAN AGUINALDO JUNTO CON EL SUELDO
Campillo: la masa salarial subió un 45%, indicó
Así lo reconoció el ministro de Economía al anunciar el cronograma de pago de aguinaldo y sueldos. Indicó que el pago se hace sin ayuda de Nación y que el no adelantamiento del mismo se debió a la pérdida cercana a los 80 millones de dólares.

Finalmente, como lo adelantara el gobernador Peralta, el aguinaldo y el sueldo se pagarán juntos (aunque con recibos separados) el día habitual de cobros de haberes. Es decir el 24 para los pasivos y el 30 para los activos.
Para explicar las razones de que este año no se adelantara la fecha de pago de aguinaldo como habitualmente se ha hecho todos los años, el ministro de Economía, Juan Manuel Campillo, en una conferencia de prensa realizada en Casa de Gobierno lo fundamentó en el profundo daño económico que provocó a las arcas provinciales el paro petrolero.
En lo que definió como “una cadena de impactos” explicó que la falta de percepción de las regalías petroleras durante el mes que duró el conflicto hizo que “entráramos a junio con una honda preocupación por cómo se iba a desenvolver nuestro calendario fiscal de este mes”, expresó el ministro.
Durante la conferencia de prensa, el ministro señaló que la pérdida de millones de dólares como producto del conflicto petrolero obligó a “reasignar partidas, siempre priorizando los recursos humanos del gobierno provincial”.
“Obviamente que hay cosas que hay repensarlas por este agujero que produjo el paro petrolero; no es que ese dinero lo podemos fabricar de la nada, porque en economía todo es dentro del marco de la prudencia y hay que reasignar partidas”, dijo.
Asimismo, reparó en la necesidad de avanzar “mes por mes” y de hacer “un trabajo a diario para que este impacto en definitiva no se sienta en el mes que viene”, dado que en julio está previsto “otro pequeños incremento salarial” en función de lo resuelto en las paritarias de los distintos sectores estatales.
“Se nos planteó esta situación en un momento que para nosotros era muy crítico. Justo en la víspera de sueldos altos y aguinaldos y un ulterior mes con incremento salarial nos vino a golpear esto”, se lamentó.

Incremento salarial
Campillo precisó que el pago de sueldos y aguinaldos en toda la provincia demanda “una erogación de unos 330 millones de pesos al Estado provincial” y reconoció que se trata de un monto “bastante significativo, teniendo en cuenta que en los últimos cinco meses los sueldos se incrementaron”.
“Para el pago del medio aguinaldo, en valores brutos, estamos hablando de 114 millones de pesos y si lo comparamos con el que pagamos en diciembre, que estuvo en el orden de los 79 millones de pesos, vemos un incremento de un 45 por ciento. Esto habla de la gran recomposición salarial que tuvimos en tan sólo cinco meses este año”, detalló el funcionario, quién indicó que este monto comprende a “24.178 agentes activos, unos 10.980 pasivos y 14 mil más en la órbita municipal”.
En ese sentido, también puntualizó que el pago de salarios se eleva en el mes de junio a 214 millones de pesos”, aclarando que parte de ese incremento se basa en que “debimos sobreapoyar a nuestros municipios” que también sufrieron, como el gobierno, el impacto de la baja en la percepción de la coparticipación por regalías e impuestos provinciales generados por la actividad petrolera.
De todas maneras, Campillo tomó recaudo de dejar expresamente aclarado que toda ayuda que llega a los Municipios “se hace previa auditoría a las cuentas del mismo” para ver la real ayuda que requieren.
El titular de la cartera Económica negó tajantemente que Santa Cruz haya tenido que recurrir al auxilio del Gobierno nacional para hacer frente al cronograma salarial, aunque reconoció que el pago del aguinaldo se retrasó a raíz del extenso paro petrolero vivido en la provincia, que obligó a “una reestructuración de la situación financiera y económica”.

Ganancias
En otro tramo de la conferencia de prensa, el titular de Economía indicó que, al igual que hace varios años, se adoptó para el pago de sueldos y aguinaldos “una modalidad fiscal que permite atemperar el impacto” del impuesto a las ganancias y al respecto consideró que en ejercicios anteriores este mecanismo “por ahí pasaba un poco desapercibido, porque jamás se habían pagado sumas tan altas en haberes”.
“Lo que hacemos con los aguinaldos es prorratearlos en todo el segundo semestre para que el impacto no se sienta todo en junio; lo suavizamos difiriéndolo a lo largo de 7 meses, que es una posibilidad fiscal que está contemplada y siempre la hemos aplicado para que todos los agentes puedan cumplir con sus obligaciones tributarias de la manera más suave para su propia economía hogareña”, detalló.

PRENSA LIBRE