EL ORDEN DIGITAL

viernes, 8 de febrero de 2008

UN TEMA CENTRAL PARA LA PATAGONIA AUSTRAL: LOS REEMBOLSOS

Nuevo debate por el reembolso por puertos patagónicos
Después de ocho años, se acaban los reembolsos a las exportaciones por los puertos patagónicos, una norma que comenzó a operar en el año 2000 y progresivamente perdía un punto por año, con lo cual algunos ya han quedado en cero o, en el caso de Puerto Deseado, se redujo ya a un 2 por ciento.
Eso significa un perjuicio para las industrias que exportan y particularmente lo ha planteado el sector pesquero, ya que es un componente más a la crítica situación que atraviesa.
Consultado ayer por el programa Era Hora que se emite por LU 12 Radio Río Gallegos el senador santacruceño, Nicolás Fernández, dijo que es un beneficio para una región que genera un debate y hasta una confrontación con otros puertos que están fuera de la región, quienes plantean que se presentó con la idea de que en nuestros puertos se desarrollaran obras de infraestructura y que en algún momento alcanzaran condiciones de competitividad, pero por distintos motivos que escapan a la región, no se han logrado.
“La idea nuestra es volver a plantearlo como una salida que le dé competitividad a nuestros puertos tratando de menguar las distorsiones que trajo aparejada la ley”, expresó el senador.
Acotó que además hay que incorporar al puerto de Caleta Paula que al sancionarse la ley éste no existía, pero tampoco debe generar escozor al puerto de Comodoro Rivadavia ni a Puerto Deseado y en esto trabajamos en un borrador, pero además tenemos reuniones pendientes con gente de Economía, de la Aduana y la AFIP”.
Remarcó que la idea es plantar que el reembolso no sea “como ha sido, un beneficio exclusivo para los exportadores y que no dejen absolutamente nada a los productores de materia prima, ni a las regiones donde se instalan estos beneficios”.
Como segundo aspecto, señaló que el reembolso sea exclusivamente para las mercaderías que se produjeran en la región donde el certificado de origen sea un requisito importante y una condición determinante; “porque se nos ha planteado, cuando comenzamos a pensar esta ley, la queja de otros puertos ya que estábamos exportando, desde aquí, no sólo la lana de la región sino de otras regiones del país, que sólo se puede corregir con el certificado de origen y tanto para el productor de materia prima como para los de lana y fruta de Río Negro, planteamos que parte de ese reintegro será reinvertido en materia tecnológica para la producción, a efectos de lograr un crecimiento gradual que originalmente se había planteado en la Ley, en cuanto que a los diez años tengamos productores con altísima tecnología, con mejor producto final y mayor grado de competitividad”.
Advirtió también que al ser un proyecto para una región, hay una fuerte discusión con la gente de la provincia de Buenos Aires y de Santa Fe; y esto debe salir por consenso en el Congreso, con lo cual el planteo se lleva adelante de manera lenta, prolija, pero además en esto hay que armonizar los intereses de las provincias de la región, luego con las demás provincias, para alcanzar una mayoría, para poder tratarlo.

Planteo
El planteo original para este beneficio está relacionado con el mayor costo de producción, la lejanía de los principales puertos del país, que por otra parte concentran la mayoría de lo que se exporta desde distintas regiones del país, tenemos mayores fletes, pero además remarcó Fernández que las obras de infraestructura “empiezan a llegar a partir de la presidencia de Néstor Kirchner; hasta ese momento éramos tierra de nadie y esto es parte de los argumentos que ponemos sobre la mesa. Es una realidad que nosotros conocemos y que el resto no desconoce, pero sí pretenden minimizarla, y por eso tenemos que llevar adelante una discusión paulatina y gradual, haciendo pesar además que el servicio de transporte que entre todos los argentinos subsidiamos es sólo para las poblaciones más desarrolladas, que tienen además servicios eléctricos beneficiados y por ello nosotros discutimos en la región para que los beneficios de vivir en las grandes urbes no puedan menguar este azote que significa producir en la región y que exportar por la región tiene un costo, es lo que el resto trata de minimizar”.
Acotó que también hay una demanda que “estamos tratando de responder, que es lograr condiciones no sólo para que quien exporta langostino haga una diferencia infernal, que tenga una sobre renta por exportar por puertos patagónicos, sino que además deje en el territorio desarrollo que a la comunidad le sirva, que se obligue a distribuir la renta, nos piden que seamos inteligentes en la creación del instrumento y es lo que, de alguna manera, estamos tratando de poner sobre la mesa y por eso queremos la participación de todos los sectores en la discusión, no sólo de los de la exportación, sino de los sectores laborales, de las comunidades políticas, fundamentalmente de los representantes como intendentes y gobernadores que ven cómo fluye la situación a diario y nos puedan aportar la mayor cantidad de elementos para lograr la mejor ley”.
El trámite
Ya el año pasado comenzaron una serie de reuniones a partir de un proyecto que el senador santacruceño venía trabajando, donde planteó que en el caso del langostino, que tiene una renta per se, no debiera tener reembolso y si lo tiene, que nos explique a cambio de qué.
“Esto generó que me salieran a decir que era un bárbaro, pero creo que hay cosas que son centrales, hay algunas actividades que tenemos que incentivar y otras donde este incentivo debe ser a cambio de algo, porque me parece muy bien que los productores regionales tengan altas rentas y que en la medida que se dé, van a hacer grandes inversiones en beneficio de la región, pero también digo algo en lo que creo que hay absoluta sintonía de la comunidad política, tanto de Daniel Peralta, como de Mario Das Neves, que en aquellas especies donde el producto vale por si, independientemente del reembolso, si van a tener este beneficio para compensar costos que significan la distancia, o el mayor costo de vida, debe ser a cambio de... algo; una inversión en laboratorios, no sé, en algo que tenga que ver con un beneficio para las comunidades donde están instalados y de la que a su alrededor vive”.
En esto destacó que un producto de la región como la lana que sale sucia, es más quebradiza, tiene mayor finura, no puede tener el mismo tratamiento que un producto de la pesca que, como todos conocen, tiene un altísimo valor de exportación.
Dijo que en esto se ha trabajado con mucha gente, pero sobre todo sintonizando con el gobernador Daniel Peralta, “con quien nos están faltando las últimas reuniones para ir definiendo borradores, para luego hablar con el ministro de Economía y ver hasta dónde podemos avanzar, porque la ley, además de la resistencia que pueda tener, como es una especie de beneficio impositivo directo, también tiene una observación desde otros países latinoamericanos porque es como un subsidio indirecto que hay que armonizar en el marco de un comercio común, tanto en Latinoamérica como en el mundo.
“Este es un beneficio que es defendible, que sabemos que es justo, que en el tiempo que se pensó donde no pasó nada de lo que se planteó con la ley, sólo que los exportadores ganaran muy buena plata y en la región lo único que se hizo fue a impulso de los Gobiernos provinciales o, en los últimos cuatro años, del Gobierno nacional porque el aporte de los exportadores estuvo ausente”.
El senador Fernández estimó que este año, antes de junio o julio “si Dios quiere, habremos logrado los consensos necesarios en lo político para plasmar el mejor proyecto y que a mitad de año, de ser factible, estar discutiendo el reembolso nuevamente, pero que arranque con un punto más que la ley actual.

La Opinión Austral