EL ORDEN DIGITAL

miércoles, 27 de febrero de 2008

"No le veo futuro ni presente a Deseado", declaró concejal justicialista

La concejal justicialista Lidia Gallardo, quien todavía es presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Deseado, evaluó que la ciudad se encuentra "triste". "No lo veo como que sale, como que arranca, como que hay un futuro, un presente, no lo puedo decir", afirmó.
En declaraciones al programa "Azúcar Pimienta y Sal" (FM DESIRE) la edil dijo: "me gustaría ser positiva totalmente y decir que despegó, que Deseado tiene esto y aquello, pero realmente todavía no". "Esperemos que sí, que ahora que van a estar todos en su lugar de trabajo, que Deseado por favor cambie, que tenga trabajo y que tenga todo lo que necesite", enfatizó.
La concejal Gallardo opinó que "esto se resuelve con trabajo y con gestión", aseverando que los concejales de distintas líneas del PJ tienen "una unión total", aunque admitió que "recién ahora hemos empezado a estar todos juntos". "El día que asumimos dijimos que había que ponerse la camiseta de Puerto Deseado y hay que trabajar por su futuro", recordó.
"Ahora voy a tener bien en claro si este Deseado va a tener un buen futuro", agregó, reconociendo tácitamente la escasa tarea que ha cumplido el cuerpo deliberativo en los primeros tres meses de gestión. "Recién ahora estamos los cinco concejales, así que el primero de marzo empiezan las reuniones, las comisiones, y ahí vamos a plantear cómo se va a trabajar", admitió.

EL CASO TITO FERNANDEZ
Lidia Gallardo consideró que hay que respaldar los reclamos formulados por diversos sectores de la comunidad para mantener el proyecto original del ramal ferroviario Las Heras-Puerto Deseado. Recordó que Nicolás Fernández "no es senador por una localidad, sino por la provincia de Santa Cruz". "Si a nosotros nos parece que eso no va a ser beneficioso para nosotros con el correr del tiempo, tenemos que abrir el paraguas , porque lamentablemente en esta localidad siempre se abre el paraguas después de la lluvia", explicó.
"Tomemos conciencia y trabajemos sobre esto", instó la concejal, rememorando que "todo el mundo se quejaba por el agua, cuando hicimos la asamblea para firmar y llevarle al presidente de la Nación, de los dieciocho mil habitantes fuimos sesenta". "Si bien Deseado no debe levantarse por cualquier cosa, a veces los legisladores necesitan el apoyo de la comunidad para ciertas cosas, para que se solucionen más pronto o para que nos escuchen", reflexionó.