EL ORDEN DIGITAL

lunes, 11 de febrero de 2008

DESCONTROL EN LA VENTA DE ALCOHOL

Por el alcohol, peleas y accidentes en la Fiesta del Tiburón
Puerto Deseado, (C).- Pese al estricto control del personal de tránsito que estuvo abocado de manera permanente en los distintos tramos del camino que va hacia el lugar del evento, sucedieron múltiples accidentes de tránsito, y aunque hasta el momento no hubo que lamentar víctimas personales permanece hospitalizado en una clínica de Caleta Olivia el joven Hernán Fernández quien resultó con traumatismo de cráneo en un vuelco que protagonizaron junto con otro joven que conducía un Renault 18 dominio DPE 424 a escasos Km. de esta ciudad cuando regresaban de la fiesta .
El hecho se produjo alrededor de las 4 de la madrugada de ayer cuando ambos jóvenes por causas que se intentan establecer protagonizaron un espectacular vuelco a cinco Km. de esta ciudad en la ruta 281, producto del percance Fernández quien según fuentes vinculadas con la investigación no llevaba cinturón de seguridad resultó despedido del vehículo, recibiendo un impacto en la cabeza y en el hombro.

"Se salvaron de milagro"
Otro espectacular accidente fue el que protagonizaron de frente un viejo Taunus que resultó prácticamente destruido en su frente por el impacto con un camión de Vialidad, los cuatro ocupantes quienes habrían ingerido abundante alcohol, milagrosamente resultaron ilesos.
Según curiosos y socorristas comentaron a Crónica que no podían creer cuando los ocupantes del vehículo que apenas sufrieron leves excoriaciones salieron caminando, "fue impresionante el impacto pero por suerte no hubo que lamentar nada porque salvo algunos raspones salieron del auto caminando"

Venta de alcohol a los menores y peleas
Un fuerte advertencia que hicieron vecinos fue la venta de alcohol a menores, en ese sentido algunos padres subrayaron que fue penoso ver como desde algunos puestos que vendían exclusivamente cerveza se incentivaba a los menores a consumir alcohol, "Me tocó ver pasada la una de la mañana a una nena que no tenía más de 11 años como era incitada por unos sujetos en un puesto para que tomara cerveza, creo que los padres y las autoridades responsables que controlan la venta de alcohol debieran realizar controles más exhaustivos.", remarcó.
En tanto desde el hospital distrital el médico de guardia debió trabajar toda la noche atendiendo menores alcoholizados que llegaban por peleas, "fue una guardia muy intensa atendí muchísimos chicos alcoholizados y es preocupante", razonó el profesional.

CRONICA, COMODORO RIVADAVIA