EL ORDEN DIGITAL

martes, 11 de diciembre de 2007

Flamantes marineros en Deseado
Impecablemente vestidos los 36 flamantes marineros que finalizaron el curso regular 2007, recibieron de manos de efectivos de Prefectura los certificados que serán la llave para conseguir la tan ansiada libreta de embarque.

El acto que se realizó en la Plaza de Armas de la institución, contó con la presencia del prefecto Julián Bastidas, autoridades civiles, jefes de las distintas fuerzas y una gran cantidad de público.

Allí, el director de la Escuela de Formación y Capacitación, Guillermo O’Conor, despidió a los alumnos leyendo un discurso del prefecto principal Miguel Quartino donde destaca los diversos conocimientos que aprendieron los estudiantes a lo largo de los meses que duró la capacitación.

“Fue un trabajo arduo, debieron aprender a familiarizarse y saber emplear la terminología marinera, tener conocimiento de las leyes y reglamentaciones marítimas, entender de cómo poder aplicar principios de primeros auxilios, aplicar técnicas de supervivencia, utilizar los principios de lucha contra incendios, efectuar maniobras con las artes y útiles de pesca más usuales, poder reconocer y ver todos los elementos del puente del buque, reconocer y operar los elementos de navegación, realizar maniobras de atraque y amarre, conocer todos los elementos de la sala de maquinas y saber leer una carta náutica”, relató O’Conor.

Tras el discurso, el prefecto Bastidas destacó la Escuela de la Prefectura, asegurando que la misma “continuará trabajando como lo ha hecho hasta ahora y seguirá formando personal idóneo para la marina mercante tratando de superarse para entregar mayores conocimientos y mejor calidad de estudios”.

La única mujer

Sandra Almada, la única mujer de grupo, tuvo palabras de agradecimiento para los docentes y sus compañeros, “debo agradecer la paciencia que tuvieron los profesores para enseñarnos con dedicación y también el compañerismo y el respeto que recibí de mis compañeros”, señaló.

Oriunda de Santa Fe y radicada en la localidad hace unos años, comentó que decidió realizar el curso para poder ayudar a sus hijas desde un trabajo que le reditúe un mayor ingreso.

PESCA Y PUERTOS