EL ORDEN DIGITAL

lunes, 3 de diciembre de 2007

EL FINAL DE LA TEMPORADA DE LANGOSTINO

TERMINÓ LA TEMPORADA DE LANGOSTINO EN DESEADO
El último tangonero que ingresó a puerto


Se trata del Scombrus, buque de la empresa Harengus de 35 metros de eslora, que tras 22 días de pesca en zona de Chubut se convirtió en el último tangonero que ingresó a puerto con 23 toneladas de marisco.

Días antes habían hecho lo propio el Argenova V y el Argenova VIII con 6 y 15 toneladas cada uno. Aunque vale aclarar que la alegría de la llegada del Scombrus duró apenas 6 horas, lo que tardaron los estibadores para descargar los 23 mil kilos de su bodega, pero fue al menos un aliciente para que ese día los 19 hombres que esperaban ansiosos junto a las rejas del acceso portuario tuvieran un ingreso extra, que no fueran los 1.500 pesos de subsidio que reciben por mes mientras dura el parate pesquero.

“La verdad que ese buque les cambió la cara a los muchachos que tuvieron la suerte de hacer ese medio turno, pero después el puerto siguió sin actividad, ahora sin ir más lejos desde el viernes que no hay absolutamente nada para descargar ya que ni los cajoneros están saliendo a pescar”, se lamentó el gremialista Guido Márquez perteneciente al Sindicato de Estibadores.

En tanto, el buque en cuestión, tras la descarga en el sito 6 del muelle marítimo fue a recalar al Pontón Minesotta, allí con una dotación mínima de 4 tripulantes permanece a la espera de poder ingresar al dique seco para efectuar las verificaciones correspondientes para su retorno a la pesca en la próxima temporada.

Carlos Orellana, primer oficial a cargo del barco, quien dijo poseer una vasta trayectoria a bordo de buques tanto pesqueros como mercantes, al hacer un relato de la operatoria de pesca desplegada durante la marea señaló que, “no obtuvimos lo que se dice gran captura, pero el langostino que trajimos nos sirvió para defendernos, ya que las capturas rondaron en mil kilos diarios de pescado talla 2 y 3, sé que otros buques que anduvieron cerca nuestro pescaron mucho menos así que estamos conformes”, admitió, acotando que “estábamos operando tranquilos, con un promedio de 40 minutos para después virar, el tiempo fue en línea general bueno salvo los últimos días antes de venirnos que nos refugiamos cerca de Camarones”, relató.

Reparaciones de rigor

Si bien el primer oficial quien dijo además ser jefe de máquinas, indicó que el Scombrus se encuentra en buenas condiciones y “es un barco muy marinero de material noble, la empresa decidió que la revisación técnica se hiciera aquí por cuestiones de distancia y en unos días entrará a dique donde se le hará pintura, carenado, recorrido de válvulas de casco y recorrido de motor para luego hacer también un recorrido en la refrigeración”, comentó al tiempo que agregó que “el buque se encuentra totalmente operativo, las reparaciones que van a hacerse están programadas y forman parte de los requisitos que solicita Prefectura para obtener una nueva certificación”.

PESCA Y PUERTOS

1 comentario:

Carlos Gonzalez dijo...

Que lastima, tenia unas ganas de comerme unos langostinos!