EL ORDEN DIGITAL

martes, 18 de diciembre de 2007

ANTE LA ACTITUD AGRESIVA DEL CONCEJAL NAVARRO

¿ASI SE PROMUEVE LA LIBERTAD DE EXPRESION?

Hace veintiocho años que ejerzo el periodismo en forma independiente en Santa Cruz. He colaborado en revistas como "La Visión del Sur", "Santa Cruz Sur Argentino", "Cono Sur", "Patagonia Cero", "Revista Patagónica", y en varios diarios de la zona. Hace casi veinte años dirijo "El Orden", semanario decano de la prensa santacruceña. Hace veintidós años conduzco mi programa radial "Deseado Revista", en distintas emisoras privadas de Puerto Deseado.
En 1985, en medio de problemas serios con planes de viviendas y con la subsecretaría de pesca, le hice un reportaje muy poco oficialista al entonces gobernador Puricelli. Por esa misma época, cuando fue excluido del gobierno provincial y ningún medio se animaba a entrevistarlo, mi periódico publicaba noticias sobre un tal Néstor Kirchner. Cuando Kirchner asumió, manteniendo una posición independiente, publiqué notas como "Los riesgos del silupismo". En muchas ocasiones mantuve fuertes discusiones con el ex intendente Luis Angel Diez y con el ex intendente Arturo Rodríguez, sobre temas que consideraba importantes para Puerto Deseado.
Mi accionar está reflejado en las notas firmadas en el periódico, en las notas de la radio y en los programas televisivos que conduje en Deseado Video Cable, por donde desfilaron Kirchner, Arnold, Prades, Del Pla, Patterson, Melgarejo, Sureda, Peralta, Granero, Amaya, Puricelli, Cristina, Sandoval, Ana María Urricelqui, Marincovik, Freddy Martínez, Juan Martínez Lucea, Néstor Peña, el nabo Di Tulio y muchísimos más. Cualquiera de ellos le puede explicar al viceintendente Jorge Navarro quién soy y cómo me he conducido siempre.
Hace tres años, cuando me consideré censurado en una emisora de Puerto Deseado, abandoné mi trabajo. El director de FM DESIRE, Gustavo Federici, me ofreció amplia libertad para desempeñarme periodísticamente en su emisora. Esa palabra no escrita se cumplió cabalmente. Jamás recibi una instrucción para hablar a favor o en contra de alguien. Durante los conflictos del año 2007 intenté mantener el equilibrio, sin exacerbar los ánimos, pero abriendo siempre los micrófonos, por los cuales se expresaron los dirigentes gremiales Daniel Escobar (ADOSAC), Daniel Vidal (SOEM), Daniel Medina (SOMU), y todos los que quisieron hacerlo. Lo mismo sucedió durante la campaña política, no solamente en mi ciclo radial, sino en el programa que conduce Federici, independientemente de nuestras preferencias o amistades con tal o cual candidato. Ese reconocimiento está dado por el público deseadense, que le concedió a la emisora un altísimo porcentaje de audiencia en todos sus horarios.
El viceintendente de Puerto Deseado habló por una radio de Río Gallegos y no fue desautorizado por su jefe político, el señor Ampuero, quien lo acompañaba en su visita a la capital provincial. No se animó a hacerlo en mi programa de FM DESIRE, donde hace unos días denunció que el gobierno de Arturo Rodríguez "era una mafia organizada y se robaron todo". Aquel muchacho que conocí y aprecié parece haberse transformado en un soberbio como aquellos a los que critica. El tiempo le demostrará, seguramente, qué pasa con los soberbios. Sus mentiras caen por su propio peso. Su rencor lo lleva a atacar a mansalva. Sus groserías me dan cierta vergüenza ajena.
El concejal Navarro deberá garantizar que en la emisora AM de la ciudad, ahora municipal, bancada con la plata de todos los deseadenses, la gente va a poder debatir libremente, sin censura, sus ideas, exponer sus reclamos, señalar los logros del gobierno, sus luces y sombras. Esto nunca ocurrió desde que la emisora pasó a la órbita municipal.
El viceintendente de Puerto Deseado le ha hecho un grave daño a la democracia y a su amigo, el intendente Luis Ampuero, al revelar que le plantearía al gobernador Peralta que debía retirar la pauta publicitaria de una emisora privada. Este acto extorsivo debería ser denunciado por los auténticos defensores de la libertad de expresión. Ni siquiera los regímenes dictatoriales han expresado públicamente con tanta claridad verbal semejante actitud autoritaria y extorsiva, por lo que estos hechos deben ser condenados por ADEPA, la SIP y las diversas entidades que protegen la libertad de prensa.

Mario dos Santos Lopes
DNI 13.103.918
Director Semanario EL ORDEN
Puerto Deseado, Santa Cruz