EL ORDEN DIGITAL

martes, 23 de octubre de 2007

GIULIANA/ Una historia real y conmovedora

RENACER

Giuliana tiene 3 años. En noviembre cumplirá 4. Nació en Córdoba, pero en febrero de este año nos radicamos aquí, en Puerto Deseado. Es una niña sana.
El día miércoles 10 de julio fue hospitalizada. Tenía fiebre y dolor de cuello,
aparentemente paperas. Sin embargo su cuadro fue empeorando, había un toque hepático. Se decidió derivarla a Buenos Aires. El avión estaba previsto para el sábado al medio día, pero por la mañana hizo un shock séptico y casi muere. Un "gran" equipo de personas (médicos y enfermeros, incluido su papa quien también es medico) lograron estabilizarla.
Al medio día se inicio el traslado, pero en el trayecto volvió a descompensarse. Tuvimos que bajar en Bahía Blanca e internarla en la Unidad de terapia intensiva del hospital Penna, donde la volvieron a estabilizar. El domingo finalmente logramos llegar a la Clínica Basterrica de Buenos Aires, donde ya la estaban esperando. Nuestra hija llego agonizando. La intubaron.
A partir de ese momento se la entregamos a Dios y a todo el equipo medico de UTI
pediátrica de la clínica.
Fueron días muy largos y angustiantes, pero oramos mucho, confiamos en Dios y en la
medicina. Se hicieron cadenas de oraciones en varios rincones de la Argentina, y nuestros amigos demostraron el valor de la Fe.
Finalmente Giuliana reacciono. El día 9 de agosto fue dada de alta sin ninguna secuela.

Por ello queremos decir:
Gracias Dra. Zubimendi y Mamani por SALVAR LA VIDA DE NUESTRA HIJA.
Gracias a nuestra familia y amigos por devolvernos la fe.
Gracias a todos los que sin conocernos nos ayudaron.
Gracias Madre Maravillas de Jesús por escucharnos.
Y gracias Dios por permitirnos ver a Giuliana "RENACER".

Claudia Schinocca y Enzo González Delgado.

Esta carta fue publicada en el diario La Nación el día 25 de septiembre de este año, en el sector carta de lectores.
Quería compartir esta experiencia con todos Uds., para una vez mas, poder agradecer a
todos los que hicieron posible que este 21 de octubre, día de la Mama, mi felicidad haya sido plena, junto a Giuliana y Oriana. Muchas gracias.