EL ORDEN DIGITAL

domingo, 7 de octubre de 2007

CAPTURAN EN SALTA A OTRO SOPECHOSO POR EL CRIMEN DE JESUS LOPEZ

Capturaron en Salta a otro sospechoso por el crimen del boxeador deseadense
domingo, 07 de octubre de 2007

Si bien el sepelio del boxeador Jesús López puso fin a una agonía de 17 días por parte de su familia, cuando el pasado viernes sus restos mortales fueron despedidos por una multitud en Puerto Deseado, el caso de su cruenta muerte aún es una cuestión a resolver por las fuerzas de seguridad que el jueves encontraron su cuerpo en una laguna, sumergido a diez metros de profundidad.

Pero los investigadores tienen firmes hipótesis para dejar esclarecido el hecho ya que el mismo día en que se halló el cadáver fue detenido un sujeto, identificado como Franco Osán, sobre el cual pesaban sospechas, mientras al día siguiente capturaron a otro que había viajado hacia Salta, quien resultó ser su cuñado.

Ello fue posible porque a través de un exhorto del juez Oldemar Villa se pudo capturar a Juan Carlos Guerra, quien por la declaración de varios testigos participó de la gresca callejera con la víctima, a la salida del cabaret «Inter».

Guerra fue detenido después del mediodía en el barrio «El Morejón», distante a unos 3 kilómetros al este de la capital salteña.

Su aprehensión se logró luego de una intensa pesquisa policial y se espera que a principios de esta semana sea trasladado a la ciudad de Puerto Deseado para someterse al proceso de instrucción de Villa.

El detenido, que se encuentra alojado en un calabozo de comisaría de la ciudad norteña, fue sindicado por algunos testigos como uno de los cuatro participantes de la pelea con el boxeador que salió del local nocturno con varias copas de más.

En rigor, vale mencionar que no se trata de una patota, sino más bien de las trágicas consecuencias del consumo de alcohol en demasía, y la cultura de medir fuerzas en una riña sin que ninguna causa racional la sustente.

Esa noche todos los involucrados habían bebido y López se había puesto cargoso porque lo suyo era el boxeo y enfrentaba las cosas de esa manera, en tanto el resto se aprovecharon de su estado y de que estaba solo.

Lo golpearon hasta quitarle la vida, y luego lo arrojaron cual objeto a la oscura y fría laguna ubicada en inmediaciones de la Prefectura de esa ciudad.

fuente INFOGLACIAR