EL ORDEN DIGITAL

sábado, 21 de julio de 2007

UN DIA DE FURIA.../ Así lo relató la agencia NA

Protesta de trabajadores de la pesca
GRAVES DISTURBIOS EN PUERTO DESEADO


Un centenar de marineros provocó serios destrozos en cuatro plantas pesqueras e irrumpió en el Municipio y el Concejo Deliberante de Puerto Deseado. Todo ocurrió cuando el presidente Kirchner encabezaba un acto en Puerto Santa Cruz, donde anunció la licitación de dos represas.
RIO GALLEGOS (NA) - Un centenar de marineros provocó serios destrozos en cuatro plantas pesqueras e irrumpieron en el Municipio de Puerto Deseado y en el Concejo Deliberante local, mientras el presidente Néstor Kirchner encabezaba un acto a 300 kilómetros de allí. Los trabajadores, agrupados en un sector disidente del Sindicato de Obreros Marítimos (Somu), generaron graves destrozos en las plantas pesqueras Santa Elena, Argumasa, Empesud y Santa Cruz. La protesta gremial mantiene paralizada desde hace quince días la producción pesquera de Puerto Deseado y amenaza con generar pérdidas millonarias para las exportaciones de pescado de la región. Los marineros reclaman que se los exima del impuesto a las ganancias y rechazan el convenio colectivo que el gremio madre firmó a nivel nacional con las cámaras pesqueras. Durante una asamblea realizada durante el mediodía de ayer, los trabajadores decidieron tomar el Municipio y las plantas pesqueras, lo que provocó destrozos de vidrios y oficinas. Cuando comenzaron los desmanes, el intendente Arturo Rodríguez se encontraba a 300 kilómetros de distancia, en Puerto Santa Cruz, acompañando a Kirchner y a la candidata presidencial Cristina Fernández. Según el delegado gremial Daniel Medina, al menos tres plantas pesqueras -Santa Elena, Santa Cruz y Empesud- fueron incendiadas y advirtió que esas protestas «van a seguir hasta que no quede ninguna en pie». «Acá no hay respuestas de nada, acá la gente va por más, no va a quedar empresa en pie», amenazó en diálogo con la agencia Noticias Argentinas. Según testigos, en la planta de Argumasa, la más grande de la localidad, los trabajadores incendiaron cámaras frigoríficas con más de mil toneladas de producto procesado. «Se escuchan explosiones, esto es impresionante», relataban asombrados los ocasionales testigos de la protesta. Al respecto, Medina señaló: «Los que tendrían que estar acá dando la cara están en Puerto Santa Cruz sobándole el lomo al Presidente y no contestan el teléfono. Bueno acá tienen, la gente no espera más». El dirigente marinero indicó que, si bien son conscientes que con la modalidad de protesta atentan contra sus propias fuentes de trabajo, «ellos (por los empresarios) están en contra nuestra». «Dijeron que han perdido más de 300 millones de pesos. Entonces, ¿cuánto ganan que no nos dan lo que pedimos?», preguntó. Por su parte, el titular de la Pesquera Santa Elena, Alfredo Pott, calificó de «vándalos» a los trabajadores que protagonizaron los desmanes. En diálogo con NA, Pott aseguró que «son gente que en su momento quiso formar su propio sindicato y no pudieron y que se vale de acciones terroristas, tirando por la borda 30 años de trabajo, empresas que están creciendo, invirtiendo, llevando a Puerto Deseado a lo que es hoy». El empresario señaló que desde el comienzo del conflicto, el pasado 3 de julio, la situación se fue agravando. «Pero no nos imaginábamos nunca una reacción de este tipo. Se estaba hablando, ellos pedían para quedar mejor posicionados como entidad independiente, pero nunca esperamos algo de esta magnitud, realmente estamos asombrados», indicó.