EL ORDEN DIGITAL

jueves, 19 de julio de 2007

MARCHA CON PETITORIO PARA EL JUEZ OLDEMAR VILLA

Marcha de familiares de la joven asesinada pidiendo el traslado del detenido

Durante la jornada del pasado martes se llevó a cabo en Puerto Deseado una multitudinaria marcha de familiares y amigos de la malograda joven Verónica Fernández y su bebé, quienes solicitaban el traslado del único imputado por el brutal homicidio a Caleta Olivia.
La marcha, que recorrió las principales arterias de la ciudad, se detuvo finalmente frente a las dependencias del Juzgado local donde le entregaron al juez que entiende en la causa, Oldemar Villa, un petitorio en el que solicitan el traslado del joven de 18 años detenido por el doble homicidio.
Al respecto, el jefe de la comisaría local, comisario Carlos Ayuso, en diálogo con un cronista de La Opinión Austral explicaba que la manifestación se desplazó con total normalidad y sin ningún tipo de incidentes. Al respecto el jefe policial señaló que el pedido de los familiares y puntualmente de los padres de la víctima resultan oportunos, tomando en cuenta que ambas familias, tanto de las víctimas como del victimario, son numerosas en Puerto Deseado. Si bien por el momento no se produjo ningún tipo de incidentes ni cruces entre los familiares, preventivamente sería mejor que el imputado estuviera en otro lugar de detención, dijo Ayuso, quien se mostró preocupado por el tenso clima que se vive tras el brutal homicidio. En igual sentido Ayuso reconoció que el padre de la malograda joven habría “pacificado” a familiares y amigos, con quienes habría hablado en varias oportunidades solicitando calma y que permitan el accionar de la Policía y la Justicia. Según lo mencionado por Ayuso, Fernández se mostró conforme con el accionar policial y con la forma en que se manejó la investigación que finalmente condujo a la detención del presunto homicida.
Los familiares de Verónica Fernández habrían solicitado el traslado del individuo a Caleta Olivia, ya que por estas horas se encuentra detenido con prisión preventiva en la Alcaidía de esa ciudad a la espera del juicio.

Los brutales homicidios

La conmoción en esa pequeña ciudad fue grande y aun perdura, luego de que en la mañana del domingo 8 del corriente se conociera la pasmosa novedad. Los padres de Verónica Fernández habían encontrado el cuerpo sin vida de su hija y de su nieto de sólo 4 meses de edad en el interior del departamento de la joven ubicado en la calle Maipú al 1500.
Según se supo, la noche anterior la madre habría acordado con Verónica que ésta le llevaría el bebé para que lo cuide, ya que por esos días estaba trabajando en una librería local. Cuando las horas pasaron y la joven no llegaba con el pequeño, la familia se preocupó, por lo que comenzó a intentar comunicarse a su celular. Ante la falta de respuesta, preocupados se dirigieron al pequeño departamento que la joven ocupaba con su bebé, encontrándose con el macabro cuadro.
El ensañamiento con que el homicida actuó quedó de manifiesto cuando al efectuarse la autopsia de los cuerpos, el forense determinó que la joven madre en su intento de defender al bebé habría sido atacada brutalmente por la espalda ya que presentaba diversas heridas punzo cortantes, que motivaron que falleciera desangrada.
El bebé por su parte presentaba diversos puntazos en el cuerpo, principalmente en el abdomen e inclusive en la cara.
Cabe mencionar que tras la prolija investigación policial se pudo encontrar el arma homicida muy cerca del lugar en una alcantarilla a 20 metros de la vivienda, procediéndose además a recolectar todo tipo de pruebas que el homicida dejó en la nieve.
Los testigos del hecho aseguran que el lugar estaba cubierto de sangre y que las huellas ensangrentadas se podían seguir desde el sitio del crimen. Apenas unas horas después el juez Villa ordenaba la detención de un joven individuo de 18 años, quien habría sido pareja de Verónica y sería el padre del bebé asesinado.
Por estas horas los familiares de las víctimas esperan la resolución que el magistrado que entiende en la causa tomará respecto al pedido expreso de traslado del detenido.

(LA OPINION AUSTRAL)