EL ORDEN DIGITAL

domingo, 1 de julio de 2007

LANA ORGANICA/ Medios nacionales destacan emprendimiento de Alejandro Tirachini

Puerto Deseado hace punta con lana orgánica
La lana ciento por ciento orgánica es casi inédita en todo el mundo y, además del único productor argentino de la Patagonia, es desarrollada en Australia y en Sudáfrica, y se elabora en nuestro país gracias a una iniciativa encabezada por el zootecnista (genetista de animales) Alejandro Tirachini.
"En mi familia somos criadores de ovejas desde hace tres generaciones, mi abuelo fue a la Patagonia a fines del siglo XIX y, tras trabajar en el transporte con las carretas, se estableció como productor rural, criando ovejas", le explicó a Télam Tirachini, oriundo de Puerto Deseado, localidad ubicada a 700 kilómetros de Río Gallegos y 2.180 de la Capital Federal.
El productor, de 53 años, agregó que la idea surgió luego de la crisis económica del 2001, ya que tras el uno a uno los costos agropecuarios no daban con el precio internacional de la lana y tuve que salir a ver qué expectativas había y en qué nicho de mercado me podía colocar como para sobrevivir.
Entonces, como la lana se valora de acuerdo a su finura y al diámetro medio de sus fibras, me planteé que debía producir lanas ultra finas para que tengan un mejor valor, situación que se obtiene con lana orgánica, que se consigue criando ovejas alimentadas sin contaminación alguna, señaló el productor.
Desde el 2001, durante 4 años Tirachini descontaminó de pesticidas, fertilizantes y cualquier otro residuo químico sus campos en Puerto Deseado, para alimentar a las ovejas.
"La nutrición se basa en pastura natural en nuestras praderas durante más de dos años, sin ningún tipo de contaminación o antibióticos para prevenir inconvenientes. Es como certificar en la industria una norma ISO y esta situación traspolarla a un ser vivo, que es animal de producción", ejemplificó.
La fibra de oveja obtenida llega a su punto más alto en el lote elite, que está compuesto por pelitos de 14 micrones, muy superior al estandard de la mejor lana Merino que es de 17 ¢ 18.
South Latitude y su marca Koshkil sólo trabaja para el mercado mayorista y produce prendas orgánicas para marcas internacionales, como Glenmore Argentina, La Dolphina, Cardón y Cacharel.
En la tejeduría, en la que además de sweaters se confeccionan bufandas y diversas prendas complementarias, como vestidos, trabajan 30 personas y tiene capacidad y materia prima para producir más de 20 mil artículos de lana.
"Durante esta temporada exportamos cerca de 6.000 sweaters, a un valor de 30 dólares cada uno, por lo cual vendimos por más de 180 mil dólares", remarcó el productor patagónico.

(La Opinion Austral)