EL ORDEN DIGITAL

domingo, 29 de julio de 2007

CONFLICTO PESQUERO/ Sin avances pero dialogando

Sigue sin solución el conflicto pesquero

La Casa de Gobierno continúa siendo el epicentro de las denodadas negociaciones entre los marineros de Puerto Deseado que mantienen paralizada la actividad pesquera con paro y cortes en los accesos a las empresas, mientras los empresarios, desde Buenos Aires, acercaron ayer una nueva propuesta, aunque ésta “ni se acerca” a lo que están reclamando, aseguró el delegado Daniel Medina.
El dirigente fue consultado por La Opinión Austral al salir de una reunión con el ministro de Gobierno, Pablo González y el subsecretario de Trabajo Carlos Barreto, en la sede gubernamental, donde tienen previsto un nuevo encuentro en esta jornada.
Su plan es quedarse en esta capital, hasta agotar todas las instancias de negociación, y volver a Puerto Deseado sólo con una respuesta favorable a los trabajadores en lo convencional.
También en lo salarial, donde están solicitando que el 16.5 % de aumento ofertado sea aplicable para este año, y no en forma escalonada en tres años, como fue convenido el primero de junio por SOMU Central.
La delegación de marineros se encuentra desde el miércoles en Río Gallegos, y el jueves mantuvo un breve encuentro con la representación empresaria en esta capital, aunque sin ningún aliciente para la solución del conflicto.
El problema de los marineros se remonta a fines de junio, a punto de homologarse el convenio colectivo de trabajo firmado por SOMU Central. La delegación de Puerto Deseado presentó pedidos de impugnación en el Ministerio de Trabajo de la Nación, dado que los trabajadores involucrados no habían sido partícipes y no estaban de acuerdo.
También pretenden con este conflicto aumentar los valores de los porcentajes de los índices de producción que perciben en el marco de una actividad ampliamente rentable, y que se maneja con valores internacionales.
El dirigente consideró un avance en el aumento del mínimo no imponible de ganancias anunciado el viernes por el Gobierno nacional, fijando el piso en 4.600 pesos para un trabajador casado con dos hijos y en 3400 pesos en el caso de un trabajador soltero.
Medina resaltó “el apoyo incondicional” al conflicto de los marineros, expresado por la CGT desde la cumbre concretada en Puerto San Julián.
También destacó la intervención provincial. Desde que llegó el sector advirtió que no era otra que su responsabilidad, por ser la provincia la dueña del recurso, la que otorga los permisos de pesca y ya que el 78 % del langostino se obatiene en aguas jurisdiccionales de Santa Cruz.
Así lo había detallado al término de la jornada de la dura negociación cara a cara de los marineros con los empresarios, cuando el gobernador Daniel Peralta desde la sede del Partido Justicialista, en el acto de homenaje a 55 años de la muerte de Eva Duarte de Perón, amenazó con la posible rescisión de los permisos de pesca.
Lo cierto es que las negociaciones continúan, con las autoridades provinciales como mediadoras y tratando de garantizar una pronta solución al conflicto que mantiene en vilo a la comunidad de Puerto Deseado y a al menos un 40 % de los obreros marineros sin percibir un salario, ya que dependen de la producción, paralizada hace más de 25 días.
A todo esto Medina agregó un aspecto de la actividad que a su entender debería revisar, en este caso la Prefectura, que cada año con la finalización de nuevos cursos da aproximadamente medio centenar de nuevos marineros, tal lo calculado para este fin de año en la localidad.

La Opinion Austral, Rio Gallegos